viernes, 27 de abril de 2012

Estados Financieros Presupuestados y Análisis de la Información.


Estados Financieros Presupuestados  y Análisis de la Información.

 Podemos decir que los estados financieros presupuestados y el análisis de la información, presenta una forma crítica de ver a los estados financieros, ya que tradicionalmente se considera que para realizar un adecuado análisis de la empresa, se debe recurrir a el Estado de Posición Financiera y a el Estado de Resultados, sin embargo consideramos que no necesariamente estos son los estados que se deben utilizar para el Control de Gestión, sino que se debe recurrir a Estados Financieros como el Estado de Origen y Aplicación de Recursos y Flujo de Efectivo. Además se presenta una forma de diferenciar los Estados Financieros Presupuestados y los Estados Financieros Pro Forma.



A continuación veremos mejor estos puntos.

Los estados financieros son el resultado del sistema de contabilidad de una entidad. Se  presentan estados de resultados de tres sectores diferentes de la economía – servicios, comercialización y producción. 

Los estados financieros pueden dividirse en dos grupos, como sigue:

a)    Los que contienen operaciones reales  y que muestran  además hechos       posteriores a la fecha en que están cortadas las cifras de los estados financieros. Puede decirse que este grupo considera operaciones consumadas. Para referirse a estos estados debe usarse el término proforma.
b)    Los que pretenden mostrar los resultados  y la situación financiera basada en proyectos o fenómenos que se suponen se realicen como planes o proyectos futuros, o simplemente la proyección  de las tendencias observadas. Para estos casos se recomienda el uso genérico del término proyecciones o presupuestadas.

El objeto de un estado financiero es proporcionar información sobre las operaciones realizadas. El objeto de los estados financieros pro forma es mostrar retroactivamente la situación financiera que se hubiese tenido al incluirse hechos posteriores que se han realizado en  los resultados reales. El objeto de las proyecciones de estados financieros es mostrar anticipadamente la repercusión que tendrá la situación financiera y el resultado de las operaciones futuras de la empresa al incluir operaciones que no se han realizado. Es una herramienta muy importante para la toma de decisiones  de la empresa cuando pretenda llevar a cabo operaciones sujetas a planeación que motiven un cambio importante en la estructura financiera.


Los estados financieros deberán señalar claramente si son estados proforma o proyecciones, según se clasifican estos estados al principio de la sección. La forma es muy variada debido a los diversos usos que se les da, pero es recomendable combinarlos con estados reales o históricos,  mostrando tres columnas. La primera, con saldos reales o históricos, la segunda, con ajustes o cambios de las operaciones o proyecciones propuestas, y la tercera, con los saldos proforma  o proyecciones futuras.

La planeación financiera es una parte importante de las operaciones de la empresa, porque proporciona esquemas para guiar, coordinar y controlar las actividades de ésta con el propósito de lograr sus objetivos. Dos aspectos fundamentales  del proceso de planeación financiera son la planeación del efectivo y la planeación de las utilidades. La primera implica la preparación del presupuesto de efectivo de la empresa y la segunda entraña la preparación de estados financieros presupuestados. El proceso de planeación financiera comienza con planes financieros a largo plazo, o estratégicos, que a su vez conducen a la formulación de planes y presupuestos  a corto plazo u operativos. Por lo general, los planes y presupuestos a corto plazo cumplen los objetivos estratégicos a largo plazo de la empresa.

Los planes financieros a largo plazo (estratégicos) determinan las acciones financieras planeadas de una empresa y su impacto pronosticado, durante periodos que varían de dos a diez años o de acuerdo a las necesidades de la empresa.  

Los planes financieros a corto plazo (operativos) especifican las acciones financieras a corto plazo y su impacto pronosticado.  Estos planes abarcan a menudo un periodo de un año a dos años de acuerdo a las necesidades de la empresa. La información necesaria fundamental incluye el pronóstico de ventas y diversas formas de datos operativos y financieros. La información final comprende varios presupuestos operativos, el presupuesto de efectivo y estados financieros presupuestados.

La planeación financiera a corto plazo  comienza con el pronóstico de ventas. A partir de éste, se preparan los planes de producción, que toman en cuenta los plazos de entrega (preparación) e incluyen los cálculos de los tipos y las cantidades de materias primas que se requieren. Se puede calcular los requerimientos de mano de obra directa, los gastos indirectos de fabricación y los gastos operativos. Una vez realizados estos cálculos, se prepara el estado de resultados presupuestado y el presupuesto efectivo de la empresa. Con la información necesaria se elabora finalmente el balance general presupuestado.

El proceso de planeación de utilidades se centra en la preparación de estados presupuestados, que son estados financieros (estados de resultados y estado de posición financiera) proyectados o pronosticados. La preparación de estos estados requiere una combinación cuidadosa de varios procedimientos para considerar los ingresos, los costos, los gastos, los activos, los pasivos y el capital contable que resultan del nivel pronosticado de las operaciones de la empresa. Los más populares rebasan en la creencia que las relaciones financieras, reflejadas en los estados financieros pasados de la empresa, no cambiarán en el periodo siguiente.

Se requieren dos datos iniciales para preparar los estados presupuestados  con los métodos simplificados: 
1) los estados financieros del año anterior 
 2) y el pronóstico de ventas del año siguiente.

La información necesaria para elaborar los estados presupuestados es el pronóstico de ventas. Este pronóstico se basa en datos internos y externos. Los precios de venta por unidad de los productos reflejan un aumento. Estos aumentos son necesarios para cubrirlos incrementos pronosticados de los costos de la mano de obra, las materias primas, los gastos indirectos y los gastos operativos.

El resultado financiero se entenderá como lo que calcula la contabilidad financiera que es un beneficio que se obtiene aplicando los principios de contabilidad generalmente aceptados respecto a la valoración  de inventarios, el cómputo de las corrientes de ingresos y gastos, las provisiones de cobertura  de pérdidas por  riesgos y depreciación, etc., y que constituye la base del cálculo de la rentabilidad de los capitales  de los propietarios de la empresa, los cuales, si se encuentran representados por acciones con cotización  en bolsa, darán a sus accionistas un índice de mantenimiento, de aumento o de disminución de su valor. Los gerentes que actúan en nombre de los propietarios tienen por objetivo maximizar el valor de las acciones, para lo cual tendrán que atender al mantenimiento y la variación de la riqueza del accionista y a la relación entre esta variación  y el movimiento de disponibilidades  monetarias.

El resultado de gestión es aquel que se calcula en la contabilidad de gestión que no está sujeta a normas fiscales ni principios generalmente aceptados, siendo el que obtiene u obtendría la empresa aplicando estrictamente los principios y criterios económicos de gestión que llevarían a maximizar el resultado de la empresa, o el resultado correspondiente a los propietarios de la empresa, considerando éste como el aumento de la riqueza. El beneficio repartible para los diversos agentes  que participarán en la generación del resultado debería ser siempre, desde ésta óptica, la cantidad de renta de la empresa que puede ser retirada sin menoscabar su capacidad operativa futura, teniendo en cuenta el efecto de la inflación.

El resultado económico de la empresa es aquel que se obtiene deduciendo de los ingresos el costo de oportunidad de todos los factores, incluyendo el costo de oportunidad de los capitales propios, surgiendo así un verdadero concepto de resultado de la empresa  y un beneficio residual del empresario, que coincide plenamente con el concepto económico del beneficio como renta residual.


Presupuestos periódicos:

Presupuestos de Operación. El pronóstico de los  resultados anuales de operación o, que representa un plan de acción de carácter cuantitativo para una organización.
Presupuestos continuos. El presupuesto perpetuo de doce meses, en el cual los datos ya expirados, relacionados con un mes o trimestre de operaciones, son eliminados y sustituidos por proyecciones para un periodo equivalente.
Flujo de datos presupuestados, La organización e implementación de presupuestos de operación departamentales y funcionales hasta su integración en estados financieros proyectados.
Presupuesto maestro. El conjunto integrado de presupuestos de operación departamentales o funcionales, así como de estados financieros proyectados para una compañía en conjunto.

La elaboración de presupuestos de operación implica la conversión de las metas de ventas y producción en estimaciones de costos, e ingresos realistas, la proyección de la utilidad neta ( suponiendo que los planes se alcancen) y la integración de todas las transacciones propuestas en un estado de posición financiera proyectado para la empresa. Cada una de las facetas del proceso es analizada en la elaboración del presupuesto maestro. Un presupuesto representa  un plan de acción financiero o la expresión cuantitativa de las actividades planeadas. Para poder elaborar con éxito un presupuesto se utilizan muchas herramientas de contabilidad de costos, incluyendo el análisis de Costo-Volumen-Utilidad, en los métodos de acumulación de costos, los costos estándar, los presupuestos flexibles y la contabilidad por áreas de responsabilidad. También se incluyen dentro del presupuesto maestro tanto los presupuestos de efectivo como los presupuestos de capital; un presupuesto continuo es un presupuesto maestro continuo de doce meses que constantemente se está actualizando.

El presupuesto maestro final habrá de constar de lo siguiente:

1.    Los presupuestos de operación detallados, dentro de los cuales se incluyen el presupuesto de ventas, el presupuesto de producción, el presupuesto de gastos de venta y administración, y el presupuesto de inversiones a largo plazo, a veces llamado presupuesto de capital.
2.    El plan de utilidades, que incluye un presupuesto de Costo de Ventas y un estado de resultados proyectado.
3.    El pronóstico de la posición financiera, el cual se describe como un presupuesto de efectivo y un estado de posición financiera proyectado.

La implementación de un sistema efectivo de presupuestos constituye la clave del éxito de una empresa. Si no se tiene un sistema de presupuestos debidamente coordinado, la administración tendrá una idea muy vaga al respecto a dónde quiere llegar la compañía, financieramente hablando. Dentro de la información proporcionada a través del proceso presupuestal se incluyen:  las necesidades mentales de efectivo, los requerimientos de materias primas, las temporadas de plena ocupación de la fuerza de trabajo y las fechas en que se efectuarán las inversiones de  bienes de capital. Al finalizar el periodo contable, los presupuestos ayudarán a determinar cuáles son las áreas fuertes y débiles de la compañía. Se llevan a cabo comparaciones entre los resultados de operación reales con los resultados proyectados o presupuestados, para determinar los motivos por los cuales no se alcanzaron las expectativas de utilidades y demás operaciones que generan estas.

El proceso de control presupuestal consiste en la elaboración de los presupuestos de operación y su utilización para evaluar la actuación real. Se requiere un conjunto de presupuestos de operación debidamente coordinados para que el proceso de control presupuestal funcione de manera apropiada.

La elaboración de un presupuesto de operación se basa en los pronósticos de los costos e ingresos de un periodo contable futuro, el cual generalmente es de un año ó de acuerdo a las necesidades de la empresa, el comportamiento de los costos, los métodos de acumulación de costos, el análisis de Costo-Volumen-Utilidad, el presupuesto flexible, el enfoque de contribución marginal, los costos estándar y la contabilidad por áreas de responsabilidad se conjugan para desarrollar un presupuesto de operación de todas estas áreas que juegan un papel muy importante en la estructuración, cálculo y comunicación de los datos presupuestados.

Las partidas concretas de costos incluyen la materia prima, la mano de obra, los gastos de fabricación, los gastos de operación y las proyecciones de inversiones de capital, las cuales proporcionan la información básica requerida para elaborar un presupuesto de operación. Los patrones específicos de comportamiento  de costos determinan cada uno de los factores de costos. Los análisis de Costo-Volumen-Utilidad, examinan los planes alternativos de utilidades para el periodo. Los métodos de acumulación de costos  determinan la valuación de los inventarios y el costo de ventas proyectado. El costeo directo y el enfoque de contribución marginal se utilizan para medir la rentabilidad esperada de cada división, departamento o línea de producto. Los presupuestos flexibles sirven para la elaboración de presupuestos de gastos de fabricación para los departamentos productivos y para estimar los gastos estimados de venta y administración. Los costos estándar habrán de ser utilizados a través de todo el proceso presupuestal para las proyecciones de materiales, mano de obra y gastos de fabricación. La contabilidad por áreas de responsabilidad garantiza que la información de costos sea comunicada a través de toda la organización, de manera ordenada, con una combinación  apropiada de estas herramientas de costos, el director de presupuestos podrá elaborar un conocimiento apropiado de presupuestos de operación. Si los planes de operación se basan en pronósticos de ventas lo suficientemente precisos, las proyecciones resultantes respecto a costos también serán razonablemente correctas.

Un presupuesto es un plan de acción financiero o una expresión cuantitativa de las actividades planeadas. Los presupuestos presentan los detalles de los planes de operación de la administración en unidades monetarias, de tal manera que los resultados puedan ser proyectadas en estados financieros presupuestados.

Presupuesto de Efectivo. El presupuesto de efectivo es pronóstico de las entradas y salidas de efectivo para un periodo de tiempo dado. Resuma los efectos en caja de las transacciones planeadas dentro de las otras fases de  presupuesto maestro.
Presupuesto de Capital. El presupuesto de capital incluye todos los proyectos de inversión, así como los proyectos ya aprobados.


  • Castañerda Álvarez Salvador
  • Rodríguez Gamiño Marlem
  • Torres Padilla Jessica 
  • Vázquez Rodríguez José de Jesús

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada